Microscopía de epiluminiscencia, un avance en la detección del Melanoma

“La microscopía de epiluminiscencia digitalizada es una exploración complementaria imprescindible para el control de los pacientes con riesgo de melanoma, que mejora la sensibilidad y la presión diagnostica” según Joseph Malvehy y Susana Puig, dermatólogos del Centro de Diagnostico de Lesiones Pigmentarias, en Barcelona. En concreto, esta nueva tecnología no invasiva “mejora el diagnóstico precoz del melanoma maligno y disminuye el número de intervenciones quirúrgicas a las que son sometidos estos pacientes”, afirman ambos expertos. Su uso está especialmente indicado en el examen de lesiones melanocítas, sobre todo en nevus con atipia y melanoma maligno en estadio inicial. Esta técnica, que requiere de una formación específica y de cierta experiencia, ofrece una sensibilidad diagnóstica de hasta 92 por ciento, frente al 70 por ciento que alcanza un dermatólogo clínico experimentado sin ayuda de la microscopía de epiluminiscencia.
El 8 % de los melanomas que no se pueden diagnosticar por esta vía son tumores que han presentado cambios rápidos en su forma, color y en sus características de epiluminiscencia. “Es el motivo por el que resulta fundamental el seguimiento de la evolución de las lesiones pigmentarias melanocíticas por técnicas de digitalización de imágenes por computadora”, han destacado.

¿En que consiste la técnica?

Básicamente, en tres aspectos:
1.Toma de imágenes fotográficas, que son automáticamente digitalizadas, para su posterior análisis. El sistema Molemax dispone de 2 cámaras, una para tomar imágenes macroscópicas, que permiten localizar las lesiones en su distribución corporal y almacenar el aspecto macroscópico de las mismas, y una cámara para microscopía de epiluminiscencia, con luz polarizada, que permite capturar imágenes microscópicas.

2.Análisis, por parte de un Dermatólogo experto en epiluminiscencia, de las imágenes recogidas, contando con la ayuda técnica proporcionada por el sistema Molemax. Este sistema dispone de un programa de análisis de imágenes y de un banco de datos que permiten compararlas con diferentes lesiones pigmentarias benignas y malignas. Como resultado de ese análisis, se realiza un diagnóstico por microscopía de epiluminiscencia de las lesiones, pudiéndose proponer extirpación de las lesiones con signos de malignidad o seguimiento de las que no presentan excesivo riesgo.

3.Control, realizado mediante el seguimiento en el tiempo de las lesiones pigmentarias, comparando las imágenes macro y microscópicas de las mismas a lo largo de su evolución. Con el sistema Molemax, el seguimiento y la comparación de las imágenes resulta sencillo y objetivo, permitiendo detectar cambios sutiles, que pueden resultar de gran importancia para tomar decisiones terapéuticas.

¿Supone alguna molestia para el paciente?

Absolutamente ninguna. La microscopía de epiluminiscencia es un método “no invasivo”, que recoge una imagen externa al organismo, no suponiendo ninguna molestia ni ningún riesgo de lesiones o contagios.

¿Sustituye esta técnica a mi dermatólogo o elimina la necesidad de cirugía?

No, en ningún caso. Las técnicas de epiluminiscencia son una exploración complementaria, que permite afinar el diagnóstico, suponiendo un complemento de la exploración realizada por su dermatólogo.El control de las lesiones pigmentarias por métodos no invasivos permiten prescindir de biopsias o extirpaciones quirúrgicas en los casos en los que los parámetros clínicos y dermatoscópicos muestren señales inequívocas de benignidad. En los casos en los que las imágenes que ofrece la técnica sean sugestivas de malignidad o resulten dudosas, se deberá biopsiar o extirpar la lesión sospechosa.

La mejoría en el diagnóstico que supone la microscopía de epiluminiscencia ha demostrado un ahorro importante en el número de intervenciones y una mejora en el control y diagnóstico precoz del melanoma.